Conócenos

Historia

Historia

“La lucha por adaptarnos al cambio climático y por mitigarlo hoy es la principal lucha de la humanidad, y acumula las luchas sociales del pasado, los esfuerzos de las antiguas y de las nuevas ciudadanías. La experiencia de Bogotá Humana es esa (...) creo que ese testimonio y ese mensaje tiene que ser repartido y entregado a todos los rincones de Colombia. Quizás de la Bogotá Humana tenemos que pasar a la Colombia Humana.

“Este es quizás uno de los primeros movimientos políticos que se constituye en la historia de la humanidad con un objetivo: (...) la Colombia Humana se levanta explícitamente para salvar la humanidad y fortalecer la vida en el Planeta Tierra.”

— Gustavo Petro

El régimen que las roscas diseñaron para arrodillar a Colombia ante sus intereses envejeció. Desde que el liderazgo popular ejercido por el movimiento gaitanista y su líder, Jorge Eliécer Gaitán, contagiaron al país de indignación y esperanza, los de arriba no han hecho más que perpetuarse a través de medidas desesperadas para contener lo inevitable: que la fuerza de la gente honesta, decente y trabajadora que quiere cambiar este país supere a las oscuras fuerzas del pasado, a sus representantes y su incapacidad para conducir a Colombia.

Recogemos el acumulado histórico de las ideas de Simón Bolívar y Antonio Nariño, Policarpa Salavarrieta, José Antonio Galán, Rafael Uribe Uribe, Alfonso López Pumarejo, María Cano, Jorge Eliécer Gaitán, Jaime Bateman Cayón, Carlos Pizarro, el talante democrático de Luis Carlos Galán y Álvaro Gómez Hurtado y proyectos democráticos como la ADM-19, la Vía Alterna y la Corriente Democrática en el Polo Democrático Alternativo, y el Movimiento Progresistas, Grupo Significativo de Ciudadanos a través del cual las ciudadanías libres recogimos las firmas suficientes para participar en las elecciones, elegir a Gustavo Petro como Alcalde Mayor y al programa de gobierno Bogotá Humana Ya! como los rectores de los destinos de la capital de Colombia durante el período comprendido entre el 2011 y el 2015.

Incluso, más allá de las experiencias partidistas y electorales, recogemos los saberes, la experiencia, los anhelos de país justo y las banderas de las luchas sociales, cívicas y populares que desde diversas agendas democráticas han impulsado la construcción de una nueva mayoría que propugna por una transformación profunda de Colombia. Somos conscientes de que sólo el pueblo salva al pueblo, por eso hemos hecho de Colombia Humana un instrumento de la gente para asumir la dirección de nuestro país e instalarlo de una vez por todas en el Siglo XXI y sus retos.
buildings during daytime

Creemos que es imprescindible impulsar las grandes transformaciones que necesita Colombia desde la Presidencia de la República, gobernando el país, de manera que asumimos el reto de disputar las elecciones presidenciales inscribiendo el Grupo Significativo de Ciudadanos Colombia Humana ante la Registraduría Nacional del Estado Civil, para lanzar a nuestro compañero y líder popular Gustavo Petro mediante la recolección de firmas el 14 de julio del 2017. Una idea intrépida teniendo en cuenta la crisis profunda de los partidos políticos que se vive, no sólo en Colombia, sino a nivel global.

Bogotá Humana

Esta no era la primera vez que asumíamos el reto de gobernar, ya en el 2011 como Movimiento Progresistas logramos ganar las elecciones a la Alcaldía Mayor de Bogotá con Gustavo Petro a la cabeza, construyendo el único modelo de ciudad alternativo al planteado por Enrique Peñalosa y sus roscas, que plasmaron en el Plan de Ordenamiento Territorial desafortunadamente vigente, imponiendo un modelo de ciudad depredador y excluyente pensado a la medida de la especulación inmobiliaria. 

La Bogotá Humana plasmó como sus tres principales ejes (I) lograr una ciudad que reduce la segregación y la discriminación, situando al ser humano en el centro de las preocupaciones del desarrollo, (II) construir territorios que enfrentan al cambio climático y se ordenan alrededor del agua, y (III) construir una ciudad en defensa y fortalecimiento de lo público. A través de esta agenda, logramos que por primera vez en la historia de Bogotá ningún niño o niña bogotana muriera de hambre, garantizando alimentación, atención médica y educación a más de 239 mil niños y niñas, llevando atención médica a más de 3,7 millones de personas a través de 6.000 profesionales de la salud en el marco del programa Territorios Saludables, y sacando de la pobreza a más de medio millón de personas, al reducirla de 11,9% en 2012 a 5,4% en 2014.
Esta campaña de recolección de firmas se financió de manera colaborativa, recibiendo contribuciones de personas en todo el país no mayores a 50 mil pesos, ya que tuvimos como política de financiación que fuera una campaña austera, democrática y sin la participación de grandes corporaciones y roscas que, en lugar de contribuir al desarrollo del país, con su codicia amañan el sistema político. Así, siendo el Grupo Significativo de Ciudadanos con los menores gastos, alcanzamos a reunir más de 850 mil firmas de ciudadanías libres que fueron entregadas a la Registraduría Nacional el 11 de diciembre de 2017.

Luego de lograr las firmas requeridas por la Registraduría Nacional del Estado Civil para participar en las elecciones presidenciales como Colombia Humana, nos pusimos en la tarea de dialogar con la mayor cantidad de personas, organizaciones sociales, étnicas y populares, sindicatos, plataformas cívicas y partidos del país nacional para tejer las alianzas que nos permitieran sumar a esta iniciativa al conjunto del movimiento democrático, ganar la Presidencia y cambiar a Colombia.

Este proceso dio como resultado, por un lado, la coalición Decentes a través de la cual participamos, junto a la Unión Patriótica, el Movimiento Alternativo, Indígena y Social -MAIS- y la Alianza Social Independiente en las elecciones al Congreso de la República, logrando elegir en el Senado al reconocido libretista y activista anticorrupción Gustavo Bolívar, a la histórica dirigente de la Unión Patriótica Aída Avella y a la defensora de derechos humanos Gloria Flórez Schneider -cuya curul fue usurpada ilegítimamente por la organización electoral a pesar de haber juramentado como Senadora el 20 de julio del 2018-, y a la reconocida activista por la memoria y las víctimas del conflicto María José Pizarro, y al líder juvenil David Racero en la Cámara de Representantes por Bogotá; y por otro, la construcción de la consulta popular interpartidista Inclusión Social para la Paz que se realizó el 11 de Marzo del 2018, y en la cual la ciudadanía decidió la nominación presidencial de los sectores progresistas entre Carlos Caicedo por el Movimiento Fuerza Ciudadana, quien obtuviese 515.309 votos en total, y nuestro candidato Gustavo Petro, quien además recibió el respaldo del Movimiento Alternativo, Indígena y Social -MAIS-, donde logramos 2’853.731 votos. 3’369.040 colombianas y colombianos participaron en la consulta progresista.

Vale la pena anotar que estos comicios fueron fuertemente cuestionados, no sólo porque la Registraduría Nacional del Estado Civil ordenó la impresión de un número de tarjetones claramente inferior al potencial electoral que votaría en esa jornada, o por haber decidido sobre la distribución de dichos tarjetones sin contar con la opinión de los partidos, movimientos políticos y Grupos Significativos de Ciudadanos participantes; además, la organización electoral tuvo que acudir a métodos profundamente cuestionados como permitir el uso de fotocopias de los tarjetones como documentos válidos para votar, sin mayores controles o planeación alguna, además de permitir cientos de delitos electorales cometidos por jurados de votación y funcionarios públicos en todo el país. Desde ese momento, un gran manto de duda se posó sobre todo el proceso electoral.

Así, en cabeza de Gustavo Petro, asumimos el desafío de representar a los sectores progresistas de todo el país, impulsar la construcción de un frente aún más amplio que el logrado en la consulta popular interpartidista para asegurar la victoria electoral en primera vuelta. Durante ese mes y dieciséis días, militantes de diversas organizaciones políticas alternativas como el Polo Democrático, el Partido Alianza Verde, la Unión Patriótica y líderes sociales en todo el territorio nacional activamos una campaña multicolor y poderosa que abrió un momento mágico: por primera vez en décadas tuvimos en nuestras manos la chance de cambiar definitivamente la historia de nuestro país, pasar la página de la violencia, la corrupción y la politiquería para construir una democracia profunda y abrir una era de paz.

Nuestra campaña alegre y multicolor llenó plazas públicas, auditorios y recintos en todas las regiones del país, impactó al establecimiento y sus medios de comunicación, puso a todos los candidatos no sólo a copiar algunas palabras del discurso y las propuestas progresistas -sin asumir ningún compromiso real-, sino a correr a hacer eventos públicos donde incluso le pagaban a las personas por asistir y dar la sensación de que sus eventos tenían tanta asistencia como los de la campaña presidencial de Gustavo Petro. Políticos disfrazados de periodistas en los grandes medios de comunicación corporativos intentaron enlodar a nuestro candidato acusándolo de ser “castrochavista”, querer expropiar a las y los colombianos, de ser un multimillonario y ocultarlo; sin embargo, Petro defendió con gran habilidad y valentía su dignidad y la de nuestro movimiento, combatiendo las mentiras.

La segunda vuelta fue la disputa más clara y abierta entre las fuerzas de la política de la vida, en cabeza de Gustavo Petro y la Colombia Humana, y las de la política de la muerte, lideradas por Iván Duque, Álvaro Uribe Vélez y el Centro Democrático. De manera rápida y fugaz redoblamos nuestros esfuerzos, reuniendo cada vez más fuerzas, esperanzas e ilusiones. Así como logramos construir una gran coalición de colombianos y colombianas por la paz y la democracia, todas roscas de la corrupción, el narcotráfico y el paramilitarismo también se juntaron. 

El proyecto de país de la Colombia Humana también fue apoyado por artistas, intelectuales, referentes académicos y científicos de todo el mundo. Entre los apoyos más reconocidos a la candidatura de Gustavo Petro estuvieron el de Peter Singer, filósofo, ambientalista y animalista, del Premio Nobel de Literatura John Maxwell Coetzee, del reconocido economista francés Thomas Piketty, la politóloga belga Chantal Mouffe y del lingüista estadounidense Noam Chomsky.

8’040.449

de colombianas y colombianos votaron por una Colombia democrática, gobernada desde la perspectiva de cuidar la vida por encima de cualquier negocio o interés particular. Una votación histórica, nunca antes alcanzada por los movimientos progresistas colombianos, y una muestra de que nuestro país ya decidió cambiar. Hoy en día sabemos que las roscas que históricamente han gobernado a nuestro país sólo pudieron derrotarnos a través de una gran operación de fraude electoral, compra y venta de votos y clientelismo financiado por dineros oscuros provenientes del narcotráfico, la corrupción administrativa y el mercado negro.

Luego del momento mágico que logramos abrir junto a millones, y la aventura que implicó la campaña presidencial, convocamos a una marcha el 7 de Agosto del 2018 para respaldar a las y los líderes sociales asesinados, perseguidos y amenazados masivamente en todo el país. El establecimiento ha continuado la estrategia de terror paramilitar que desde el Siglo XX implementaron para mantener intacto su poder y sus privilegios, ante esta situación Colombia Humana no ha vacilado al ponerse del lado de la gente de a pie que decide asumir un liderazgo para cambiar nuestro país. El mismo día en que se posesionaba el gobierno de estas fuerzas oscuras, logramos convocar y movilizar a 56 ciudades capitales y municipios del país en defensa de la vida y quienes diariamente desde las comunidades la defienden.
De manera decidida el 19 de julio de este mismo año comunicamos a la organización electoral, al gobierno nacional y a la opinión pública nuestra oposición al gobierno de Duque y las roscas políticas de siempre y el inicio del camino en el reconocimiento de nuestra personería jurídica: “mantenemos en firme la decisión de cambio manifestada en las pasadas elecciones”.

Asamblea ciudadana

A través de la convocatoria a más de 53 asambleas municipales y departamentales en todo el país, construimos colectivamente unos estatutos que expresan la voluntad y los mecanismos para hacer de Colombia Humana un movimiento nacional e internacional en red, democrático y conectado con las dinámicas de la gente de a pie en el Siglo XXI. El sábado 22 de septiembre realizamos, a través de una convocatoria amplia y abierta, a la Asamblea Fundacional de nuestro movimiento. En contraste a los eventos de los partidos tradicionales, en Colombia Humana preferimos hacer una política abierta, en las plazas y calles de nuestro país. Seguidamente, solicitamos ante el Consejo Nacional Electoral nuestra personería jurídica, que fue denegada de manera arbitraria y negando una nueva realidad constitucional que indica que la segunda fórmula con mayor votación en las elecciones presidenciales obtienen una curul en el Senado de la República y la Cámara de Representantes. No sólo han restringido nuestro derecho fundamental y autónomo a la oposición, sino la posibilidad de que nuestro movimiento se exprese plenamente y en igualdad frente a otras fuerzas en la política colombiana. Aún, nuestra lucha por el reconocimiento de la personería jurídica continúa, pero muy a pesar de la voluntad de los políticos tradicionales nuestro movimiento es la primera fuerza política nacional, y vamos a cambiar desde el Gobierno profundamente a un país que ya decidió cambiar.

De cara a las elecciones regionales y departamentales realizadas en el 2019, buscamos de nuevo la conformación de las más amplias convergencias y alianzas, basadas siempre en acuerdos programáticos en donde el interés general de las ciudadanías siempre estén por encima del interés particular de las roscas políticas y económicas que se han enriquecido a costa del bienestar y la vida de las mayorías. Así mismo, buscamos siempre que los liderazgos que representen a nuestro movimiento vengan de la lucha de las comunidades por cuidar la vida, en todas sus formas, en los territorios, de las luchas civiles por los derechos fundamentales de la gente y, en general, de las ciudadanías libres de Colombia. Creemos que es fundamental traducir la fuerza de las luchas ciudadanas en una fuerza de gobierno y representación política para asumir la dirección del Estado. Desde las luchas contra el extractivismo, por la defensa de las comunidades, de la educación y la salud pública, la soberanía alimentaria, los derechos de las mujeres, contra el racismo y los movimientos juveniles, miles de líderes y lideresas sociales nos representaron, logrando elegir con nuestro apoyo a 5 gobernadores/as, 10 Alcaldes/as, 10 diputados/as, 67 concejales/as y 88 ediles/as en todo el territorio nacional, que hoy gobiernan y representan la lucha progresista por construir una democracia multicolor.

A su vez, Colombia Humana acompañó, nutrió y fortaleció el Paro Nacional que empezó el 21 de Noviembre con gran fuerza, movilizando a aproximadamente 525 municipios alrededor del rechazo a la agenda anticolombiana del Gobierno Duque y sus socios, quienes utilizan el Estado para expandir sus riquezas y privilegios. Siempre desde la perspectiva de promover y apoyar los liderazgos de la gente de a pie, participamos de las Asambleas populares, comités, marchas y movilizaciones que durante 32 días se llevaron a cabo en Colombia. Siempre del lado de la gente y sus reivindicaciones. Promovimos que el Paro Nacional debía propender por la derogación de las principales leyes que enajenan los derechos fundamentales de las y los colombianos en función del interés privado de unos pocos, para superar el neoliberalismo. 

El escenario de la pandemia por el Coronavirus, que surge a raíz de la emergencia climática producida por la relación depredadora entre las élites y la naturaleza, y la crisis sociosanitaria global, nos da la razón: no es posible salvaguardar la vida única y exclusivamente desde las lógicas de acumulación infinita del mercado, y hoy nuestro movimiento se concentra en impulsar y luchar por agendas que permitan afrontar esta situación siempre desde la perspectiva del cuidado de la vida y del bienestar de la gente.

Manténte informado sobre el movimiento

Suscríbete a nuestros boletines

Inscribiéndote a nuestra lista de correos recibirás boletines por correo electrónico.
Entendido
menu
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram